Indicadores para medir el desempeño de tu negocio en la nube

Migrar a la nube toda tu información ha sido una excelente decisión para mantener a tu empresa actualizada frente a los retos de hoy.

Sin embargo, ahora es importante que vigiles el desempeño de tus procesos para asegurarte de que se están aprovechando al máximo todos los recursos con los que ya cuenta tu negocio en la nube.

Son muchísimas las ventajas de la nube, como también las maneras de medir el desempeño de estos servicios a fin de que tu empresa atienda mejor las necesidades de sus clientes.

A continuación, te presentamos algunos de los Indicadores Clave de Desempeño (KPI, por su sigla en inglés) que puedes utilizar para medir el éxito de tus servicios en la nube.

Rendimiento. Esta medición tiene tres vertientes:

  • Utilización: es la capacidad para maximizar la carga de trabajo.
  • Capacidad: es el tamaño de la carga de trabajo en comparación con la infraestructura disponible.
  • Satisfacción: se trata de medir el porcentaje de finalización.

Tiempo. Tiene dos elementos clave:

  • Rapidez: es la medición de tiempos de respuesta (por ejemplo: tiempo medio de reparación).
  • Entrega: es la tasa promedio de entrega exitosa.

Calidad. Tiene cuatro puntos por medir:

  • Tasas de incumplimiento: se trata de hacer una medición de errores y de tiempo de inactividad (por ejemplo: tiempo medio entre fallos).
  • Automatización: es el nivel de respuestas automatizadas.
  • Profundidad: es el alcance de los servicios prestados.
  • Pragmatismo: mides el nivel de facilidad de uso.

Costo. Abarca tres mediciones de tu inversión:

  • Actual: es la medición de la reducción en costos/gastos.
  • Variable: se trata de medir la variación del costo variable.
  • Fijo: es la medición de los cambios en los costos que se consideran fijos.

Riesgo. Son dos puntos a seguir:

  • La capacidad para gestionar el riesgo de infraestructura y procesos.
  • Las políticas de gestión de riesgos.

Rentabilidad. Dos mediciones clave:

  • Ingresos: medición del monto de las utilidades generadas.
  • Crecimiento: es la capacidad para aumentar los beneficios.

El lado tecnológico

Desde el punto de vista técnico, para supervisar el rendimiento en la nube se puede configurar un tablero de métricas.

De esta forma, cuando una de ellas muestra signos de inclinación hacia resultados negativos, habrá que acceder a las herramientas para identificar los posibles problemas de la aplicación.

Otras importantes métricas de rendimiento disponibles:

  • Métricas de control de estado: qué tan bien responde la aplicación en todos los estados.
  • Métrica de control de versiones: cómo funciona un nuevo diseño sin romper las funciones de la aplicación ya existente.
  • Umbral de recursos: qué tan bien se equilibra el consumo de recursos de forma dinámica para las aplicaciones en la nube.
  • Umbral del usuario: el grado de facilidad con el que puede acceder un usuario de forma concurrente a la aplicación hasta el límite especificado en su licencia con el proveedor.
  • Umbral de solicitud de datos: qué tan rápidamente pueden procesarse las solicitudes de datos.
  • Umbral de respuesta: qué tan veloz responde la aplicación a la solicitud de datos del usuario.

Como puedes observar, tener tu negocio en la nube implica no solo ahorro y eficiencia, sino también aplicar distintas mediciones que repercutirán en un solo objetivo: crecer y mantener sana a tu empresa.

¿Cómo es el trabajo remoto en tiempo real? Descarga nuestro eBook aquí.